Mermelada casera: Receta para principiantes

No es necesario ser un gran chef para elaborar una receta básica de mermelada casera, por lo que si cuentas con excedente de fruta esta puede ser una buena opción para conservarla, luego podrás añadirla a tus postres o consumirla en los desayunos durante el resto del año.

Para la elaboración de esta receta necesitaremos tres ingredientes:

Fruta: A ser posible de temporada que no haya madurado en cámaras y que no esté ni demasiado madura ni demasiado verde.

Azúcar: Este es un ingrediente básico ya que realiza la función de conservante y de espesante para que la mermelada no quede demasiado líquida. La proporción puede variar según el tipo de fruta a conservar o simplemente porque te gusta más o menos dulce, pero como norma básica puedes añadir por 1 Kg de fruta 1/2 Kg de azúcar .

Zumo de limón: Añade el zumo de medio limón por cada kilo de fruta. El ácido de este cítrico activa la pectina que se encuentra de forma natural en la fruta.

mermelada casera

Vamos con la receta de mermelada casera:

1- Lava y limpia la fruta escogida, retira pepitas y pieles si es necesario.

2- Trocea la fruta si son piezas grandes.

3- Añade el azúcar y deja macerar un par de horas.

4- Pon a cocer la fruta con el azúcar a fuego medio y añade el zumo de limón, no te olvides de remover cada poco tiempo para que no se pegue al fondo, normalmente suele bastar con unos 40-45 minutos, pero el tiempo dependerá básicamente de la cantidad y del tipo de fruta empleada, sabrás que está lista observando el grado de espesor, con una cuchara retira un poco y si esta no se escurre fácilmente sino que se desliza de un modo lento, entonces ya puedes apagar el fuego.

5- Si no te gusta la mermelada con grumos puedes conseguir una textura más fina pasándola por la batidora.

6- Recuerda que antes de rellenar los botes de cristal debes esterilizarlos ¿cómo se hace eso? pues es bien fácil, introduce los tarros en un cazo con agua hirviendo unos 15 minutos. Una vez esterilizados y rellenados ciérralos bien y ponlos al baño maría durante 30 minutos, después de retírarlos del fuego es preciso que enfríen lentamente antes de pasar a la alacena o nevera. Otra opción para conservar la mermelada, es usar una envasadora al vacío con un tubo y varios recipientes de cristal específicos. Es rápida y cómoda y ofrece gran seguridad en el envasado.

La tarea de hacer mermelada casera es sencilla, pero laboriosa por lo que utilizar un procesador de alimentos o un robot de cocina pueden resultar compañeros muy útiles.

Procesador de alimentos Kenwood FPM250

Procesador de alimentos Kenwood FPM250

 

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Menú