Lavasecadoras Balay y AEG, una comparativa

Lo más práctico a la hora de decidirse por un electrodoméstico son las comparativas, porque abordan las características concretas que nos interesan y permiten centrar la atención en lo que realmente importa: prestaciones, rendimiento y consumo.

En esta ocasión vamos a hablar de un aparato que hemos mencionado en tags anteriores, pero que nunca hemos analizado en exclusiva: las lavasecadoras.

lavadora-secadora

Como os explicábamos aquí, una lavasecadora combina en el espacio de una lavadora, las prestaciones de una lavadora y una secadora. Al principio, se las consideró un electrodoméstico con poco futuro, pues en el mismo aparato se abordan misiones tan incompatibles como el lavado y el secado. Pero, como todo, con el paso del tiempo se ha descubierto que son, en cierto sentido, un producto revelación, sobre todo para los que tienen habitáculos reducidos o los que necesitan la secadora en casos puntuales y que cada vez se asemejan más a sus competidoras individuales en ambos frentes: tanto a las lavadoras como a las secadoras.

Para comparar lo mejor que puedes obtener de una lavasecadora hemos elegido dos modelos de grandes marcas: Balay y AEG.

Lavadora con función secado, Balay

Lavadora con función secado, Balay

En una lavasecadora Balay como la 3TW74120X encontrarás ventajas como el programa NonStop, pensado para que la ropa que has metido a lavar se seque inmediatamente. Se trata de una prestación pensada para cargas de cuatro kilos de ropa que inicia el programa de secado, una vez que se ha lavado y centrifugado la carga. Su capacidad como lavadora es de siete kilos, lo cual la sitúa a medio camino entre los nuevos aparatos, que en su mayoría cargan ocho kilos y los de la generación anterior, con capacidad de hasta cinco kilos.

De sus funciones de lavado, te sorprenderá la variedad de programas, incluyendo el de lavado ultrarrápido, de un cuarto de hora, que no dejarás de usar, una vez que lo descubras, pues es el idóneo para todas esas prendas que prefieres limpiar por separado para que no se destiñan o estropeen. También hay programas para microfibra, mixtos y para suciedad difícil de eliminar (Power Wash).

Gracias a su sistema pensado para economizar el consumo, cada lavado consume unos 51 litros de agua y 1,19 Kw.

Con respecto a las funciones de secado, se trata de un secado por bomba de condensación, por lo que no necesitarás instalación previa. La lavasecadora cuenta con filtro autolimpiante. Ya hemos aclarado en otras ocasiones la importancia de que no se acumulen pelusas en el filtro para mantener la eficiencia energética de este electrodoméstico y sacar el mejor partido a cada programa. El display de la lavasecadora ofrece muchas variables en las funciones de secado, también una que permite parar, meter nuevas prendas y continuar. Puedes seleccionar el tiempo de secado, la temperatura, el fin en diferido o la reducción de la fuerza en el centrifugado. Por cierto, cuentas con hasta 1.200 revoluciones por minuto y la lavadora tiene palas asimétricas para un reparto de la carga más eficiente.

La lavasecadora Balay tiene eficiencia energética de tipo B.

Lavadora con función secado AEG

Lavadora con función secado AEG

Con respecto a las lavadoras-secadoras de AEG, la firma alemana tiene en su modelo L77685NWD un catálogo de prestaciones difícil de igualar en relación a su precio. Ya os habíamos hablado en un post anterior de los motores con diez años de garantía y del sistema de calidad, pensado para evitar excesos en el lavado o en el secado. Pues esas son dos de las ventajas que también han llevado a sus lavasecadoras.

Con respecto al lavado, la carga es de ocho kilos y cuenta con el sistema OptiSense que se adapta al peso de la carga para ahorrar agua y energía en el proceso. También ofrece un display táctil con gran variedad de programas entre los que destaca uno rápido -de 20 minutos de duración, en este caso-, un sistema de aclarado anti-espuma y un programa de delicados que permite lavar prendas cuya etiqueta recomienda el lavado a mano.

En cuanto al secado, cuenta con programas para diversidad de casos, incluido uno económico, otros específicos para tejidos sintéticos o de algodón y elección de temperatura, otro de los puntos en donde podemos ahorrar energía.

La secadora carga 6 kilos como máximo y la centrifugadora del aparato llega hasta las 1.600 revoluciones.

En cada lavado se consumen 97 litros de agua y 1,04 Kw y su clasificación energética es de tipo A.

Las dos lavasecadoras miden 85 centímetros de alto y la de Balay se puede encastrar en muebles o sistemas de cocina que superen esa altura.

En general, a nosotros nos parece que las prestaciones de AEG van un poco por delante que las de Balay en igualdad de condiciones. Su punto fuerte en el caso de las lavadoras-secadoras es la mayor capacidad de carga y secado, así como los programas para ropa delicada. En cuanto al consumo, el aparato necesitará más agua que el de Balay, en parte porque carga algo más de ropa, aunque requiere menos electricidad.

Balay ofrece menos revoluciones y menos capacidad de carga, pero contrarresta esos hándicaps con dos grandes ventajas: su programa ultrarrápido de 15 minutos y su función de stop que permite parar el programa, abrir la máquina y meter nuevas prendas sin que se interrumpa el programa, por lo que lo convierte en una máquina más versátil a pesar de sus limitaciones.

 

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Menú