Depilación corporal ¿Por cuál decidirse?

Y tú, ¿para qué quieres sacarte el vello corporal? La respuesta parece obvia pero es que al margen de faldas, axilas y bikinis, los equipos de ciclismo, running, natación y casi cualquier tipo de deporte parecen haber condenado al vello corporal al destierro. ¿Y esto que significa? Pues que donde antes las marcas tenían un nicho de mercado muy concreto y definido, ahora se encuentran con todo tipo de clientes que, independientemente de su género, sienten la necesidad de eliminar el vello corporal. Da igual que seas chica o chico y que tu problema se concentre en tus piernas o en tu cara o en la zona del tatuaje. Hay soluciones de depilación corporal aptas para cualquier economía y con diferentes grados de duración y efectividad.

depilación corporal

Por eso vamos a analizar tres sistemas de Depilación corporal con sus pros y sus contras.

La fotodepilación: 

¿En qué consiste? La Depilación con Luz Pulsada Intensa (IPL) consiste en la emisión de una fuente de luz de banda ancha, que se dirige a la melanina del folículo del pelo y concentra una cantidad determinada de energía en el mismo «dañándolo» de modo que, tras varias sesiones, este ve frenado su crecimiento. Según explican los expertos de Braun, en este sistema, la energía, la frecuencia y el color del vello son factores determinantes en la eficacia del tratamiento, mientras que la fuente de luz desempeña un papel menos importante.

¿Cuando se recomienda? La IPL es una depilación muy adaptable y duradera, aunque no económica ni indolora. Si quieres deshacerte de grandes cantidades de vello corporal, es la que necesitas. Para piernas y pecho, por ejemplo, en los chicos, o dejar despejada una zona irritable como son las axilas, este es el método indicado. Es altamente recomendable por la larga duración de su efecto (meses) y porque, tras varias aplicaciones, gran cantidad del vello desaparece y este crece menos espeso y más fino. El principal problema es que no actúa sobre folículos claros (pelos blancos o rubios) ni es recomendable aplicarlo sobre pieles muy oscuras, pues provoca quemaduras, al no distinguir entre el folículo y aquello que lo rodea.

Pros: Resultados excelentes, alta efectividad y duración de los efectos.

Contras: El precio de los aparatos no es todavía el óptimo para el gran público y las zonas a depilar no deben exponerse desde varias semanas antes de la aplicación ni en las cuatro o seis semanas posteriores.

Lumea Prestige

Lumea Prestige. Foto web Philips

Depilación eléctrica: 

¿Cómo funciona? Es muy sencillo, en comparación con los demás métodos de depilación corporal. Se trata de coger el pelo con una pinza y arrancarlo. Pero, en vez de realizar el trabajo manualmente, una maquinilla con un cabezal giratorio lo hace por ti. La facilidad de manejo es uno de sus puntos fuertes y la rapidez en la aplicación también. Si queremos un resultado duradero, lo tendremos, pero siendo conscientes de que nunca llegará al límite de la depilación IPL. Los distintos cabezales intercambiables han hecho que estas depiladoras puedan «viajar» por toda la superficie corporal sin encontrarse tropiezos ni causar desastres.

Pros: Su precio, en la mayor parte de las marcas y modelos, es más asequible que el de la IPL. Es apto para todo tipo de piel y vello. No presenta exigencias sobre la exposición al sol. Es decir que podremos tomar el sol antes y después de la depilación (cumpliendo con las medidas de hidratación y protección responsable de un día de playa normal). Está adaptado al público masculino. En realidad, la depilación bien podría realizarse con la Silkepil rosa de toda la vida, pero las marcas han entendido que tal vez el comprador masculino se sienta más cómodo con su propia versión de color azul o negra. La variedad del mercado es infinita, y las nuevas versiones tienen cabezales para cara y zonas estrechas.

Contras: Son tan adaptables que apenas tienen defectos, aunque el dolor puede ser uno de ellos. Otro, que la duración del efecto no es la más larga y los pelos reaparecen.

Depilación con cera:

¿Cómo funciona? Mediante la aplicación de cera templada que previamente hemos calentado en un aparato eléctrico, bien de cubeta, bien de cabezal. Su ventaja es que la aplicación es fácil y rápida, una vez que se domina la técnica, porque permite abarcar grandes superficies. La cera de aplica en el sentido de crecimiento del pelo y se retira en el contrario. El método no es indoloro, pero la rapidez compensa la sensación. Es más empleado en zonas pequeñas como la cara.

Pros: Es un método económico y muy extendido. No exige grandes cuidados de la piel (aunque sí es preciso hidratar y evitar el sol el día en que se aplica) y permite depilar zonas amplias en muy poco tiempo.

Contras: Los efectos de la cera son menos duraderos, el sistema depende de recambios y los tirones pueden irritar la piel en las zonas más flácidas, por lo que hay que tener cuidado al aplicarlo. Además, es preciso esperar a que el vello crezca más de medio centímetro antes de aplicar la cera.

Hasta aquí nuestro repaso a los tres métodos de depilación corporal más empleados. Tú, ¿con cuál te quedas?

 

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Menú