Conservar castañas para poder comerlas cuando quieras

La temporada de castañas parece haberse adelantado este año y, además, con una buena cosecha. Tanto si eres de los que recolectan sus propias castañas, como si perteneces al grupo de los que compran, es momento de plantearte la posibilidad de conservarlas para poder usarlas el resto del año. Aquí van cuatro ideas básicas para conservar castañas que pueden darte un gran resultado.

conservar castañas

Conservar castañas para poder comerlas cuando quieras

Al vacío. Es muy frecuente que envasemos mermeladas, salsas y platos preparados. Bien, pues en lo referente a la castaña una envasadora manual puede ser de gran ayuda. Si vas a optar por recipientes puedes envasar las castañas crudas o cocidas (se podrían emplear en cremas y consomés), sin la piel, mientras que si optas por bolsas puedes envasarlas crudas, asadas o directamente convertidas en harina.

conservar castañas

Envasadora al vacío FoodSaver

Congeladas. Las castañas se pueden congelar y no pierden propiedades, en especial si después las vas a cocinar o comer cocidas. Hay quien prefiere pelarlas antes, aunque también es posible hacerlo con la cáscara protectora. No es necesario ni siquiera usar bolsas de plástico, pues una vez congeladas quedan separadas y se pueden coger de una en una o a puñados. Si tienes un arcón congelador, las provisiones de podrán durar todo el año.

Deshidratadas. La tradición dice que para conservar castañas es preciso secarlas, bien al aire libre, bien con el método tradicional, en un secadero en el que están recibiendo el calor suave del fuego varios días. Nosotros te proponemos que pruebes con la deshidratadora de alimentos. Si este aparato sirve con frutas que tienen una mayor presencia de líquido, imagínate el resultado con castañas. En este caso sí te recomendamos pelarlas para guardarlas limpias. Dependiendo del tamaño de tu deshidratadora, puede ser necesario que las cortes en pedazos. Una vez secas, lo ideal sería combinar la técnica con el envasado al vacío, para ganar en la calidad del producto.

Conservar castañas

Deshidratadora Princess

Hazlas polvo. Una forma de contar con la castaña en tu dieta durante más tiempo es convirtiéndola en harina. Para molerla puedes usar un molinillo como los de café, o un robot de cocina. Los resultados son excelentes en ambos casos, aunque a nuestro juicio, lo más útil es una batidora o robot, ya que permite actuar con mayores cantidades de producto. Para hacer harina de castañas es preciso que éstas estén secas. Así, si no cuentas con la deshidratadora, te recomendamos que las dejes sobre papel, en un lugar interior en donde no haya humedad. En todo caso, algunos golpes de horno (poco rato, con las castañas abiertas, para que no revienten) pueden acelerar el proceso. Eso sí, no te aconsejamos que ases o tuestes la castaña antes de convertirla en harina.

Una vez secas, las castañas se limpian y se introducen en la trituradora o molinillo. El resultado es una harina espectacular: se emplea en repostería y es muy apreciada entre las personas que necesitan seguir dietas sin gluten. Así, además de castañas asadas o cocidas, podrás degustar por ejemplo de: pan de castaña, cake de castaña o empanada de castaña.

Esperamos que estos 4 maneras de conservar castañas te resulten de utilidad y puedas disfrutar de este fruto todo el año.

 

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Menú